Fuente: Excerial 3 Junio 2013

Cada pyme se gasta más de 4.000 euros al año en gestiones para pagar sus impuestos

A las empresas españolas les cuesta el 35% de sus beneficios las gestiones para atender sus obligaciones tributarias.

Cada empresa española dedica más de 150 horas al año a atender sus obligaciones tributarias, labor que tiene que afrontar ocho veces al año. Esto le cuesta a cada compañía el 35% de sus beneficios comerciales. Es la síntesis de la encuesta que hemos realizado desde Excerial entre nuestros más de 1.500 clientes.

Esta inversión de tiempo y recursos se traduce entre 3.000 y 4.000 euros al año para una pyme (contando con los gastos de personal, gestoría y tasas), dependiendo de su tamaño, y unos 2.000 euros para un autónomo, según la encuesta de Excerial. O sea, a sumar a los muchos impuestos ya existentes.

Así, junto a la falta de financiación y el desplome de las ventas, uno de los principales problemas para las empresas españolas son las obligaciones contables y el incremento de tasas estatales, autonómicas y locales.

Al preguntar a las compañías qué normas complican más su actividad, el 60% de las respuestas indicó que las obligaciones contables y el 51% las tasas municipales (no había respuesta única en esta pregunta). En tercer lugar, el 46% de los empresarios señaló la legislación la legislación laboral, a pesar de la reciente reforma.

A esto hay que añadir la duplicidad de normas entre las tres administraciones y la diferente legislación autonómica, lo que convierte a nuestro país en un lugar en donde es difícil operar para los empresarios españoles y para los inversores extranjeros.

Incluso, es frecuente encontrar diferentes opiniones entre personas de una misma administración tributaria, lo que dificulta mucho el trabajo de los asesores fiscales y esto acaba creando inseguridad jurídica.

Eso, a pesar de que se han reducido las cargas administrativas un 30% desde 2008, según un informe del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas dado a conocer a principios de este año.

El lastre de la burocracia

En concreto, las compañías se ven obligadas a cumplir, por un lado, trámites de tipo horizontal (asuntos fiscales, laborales, medio ambiente, propiedad industrial, etc.), a los que se suman gestiones sectoriales, según el ramo en donde operen.

Los empresarios también tienen diversidad de opiniones sobre la Administración electrónica. Un 70% de los encuestados opina que la posibilidad de realizar gestiones online ha simplificado la burocracia, pero el 80% de ellos manifiestan tener problemas operativos cotidianos tanto con los procedimientos como con fallos tecnológicos de la Administración.

Incluso, la Comisión Europea señalaba en su último informe anual que la “pesada burocracia” española (…) además de “la proliferación de reglamentaciones divergentes procedentes de los niveles regionales y locales”, está restando competitividad a nuestro país. El tiempo necesario para crear una empresa en España es de 28 días de media, el doble de la media de la Unión Europea.

También según la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), España es el segundo país europeo donde más trámites se requieren para abrir una empresa.

Muchas empresas, dada la crisis actual, están tratando de ahorrarse gastos en asesoramiento, pero al final se dan cuenta de que asumir estas tareas por sí solas les resulta bastante más costoso. Además, en muchos casos, acaban sufriendo importantes multas porque no han resuelto bien las tasas e impuestos o porque han recurrido a un profesional muy barato que carecía de la experiencia necesaria. ¿Has tenido estos problemas?

¿Te gusta esta página? Recomienda este sitio en tus redes sociales